Fotos | Gente | Mensajes | Anuncios | Bandas | Enlaces| Charla | Contacto
Mensajes Nuevos de Hoy

Envia tu Mensaje

Envia Anuncios

Envia Fotos

Otras Fotos




UN LUGAR EN LA SIERRA

Ricardo Renteria Medina
Editorial “REMR” S.A.

CONTENIDO:

I .- INTRODUCCION
II.- UNA PEQUEÑA POBLACIÓN
III.- TRABAJO Y LEYENDA
IV.- LOS AMORES DE DON TRINI
V.- LA LEYENDA DEL AHOGADO
VI.- UNA CUEVA MISTERIOSA
VII.- GENIO Y LOCO
VIII.- EL AVION







UNA CUEVA MISTERIOSA

Por el oriente, donde el sol sale, se divisa la montaña, como un gigante adormecido, ó cual guardián de innumerables tesoros y riquezas de la tierra; en la cumbre sobresalen notablemente dos bledos picachos que como un capricho de la naturaleza asemejan una puerta por donde hace su entrada deslumbrante el astro rey, es un espectáculo verdaderamente impresionante cuando al amanecer se distinguen poco a poco entre los riscos los refulgentes rayos del rey del universo, así comienza un nuevo día y el ir y venir de loas personas en su lucha constante ante la vida como si esta constituyera un reto para esos fieros y aguerridos labradores de la tierra.

Pocas veces he mirado como entonces el afán de la gente de ese pueblo por cuidar de sus plantas, de sus siembras, de sus jardines;

Cierto es que la tierra nos da el pan pero tuve la impresión de que para ellos el trabajo que realizaban constituía algo mas que la búsqueda de satisfactores de orden alimenticio; era como si la alegría de la vida estuviera oculta entre esas cosas que desempeñaban día con día, y como quien busca con anhelo se entregaban más y más a sus quehaceres.

Entre esa gente laboriosa se decía muy a menudo que la avaricia había sido la causa de la perdición de algunos buenos hombres que tomaron el trabajo con desgano entregándose a la cosas mal habidas que como obra de Satán existían en la montaña y que estaban para prueba del valor y la debilidad de las personas.

La mayoría de las leyendas que cuando chico había escuchado de tesoros y desaparecidos siempre fueron de mi agrado, pues parecía que preenviaba cada uno de los relatos misteriosos que escuchaba con una verdadera ansia de aventura.

La que ahora escuchaba de labios de Don Trini si que me dejó intrigado y aun más que eso, creo que experimente cierto temor.

Al pie de aquellos riscos que tanto habían llamado mi atención, existe una cueva que la gente ha bautizado con el nombre “La cueva del TODO ó NADA” y cuya forma se asemeja a la boca de una cabra; en ella se dice por la región han desaparecido no menos de cinco buscadores de tesoros, orillados por el gusano de la codicia y las cosas fáciles. Sabedores de la existencia de riquezas se han remontado a la caverna con el delirio de enriquecer de la noche a la mañana; mala ha sido su fortuna pues las fuerzas del mal que los tentó no han permitido salir con ningún dinero y si se han quedad en esa cueva como castigo a su debilidad.

Cuentan que en una ocasión un borrachín, deseoso de tener para tomar y a la vez por demostrar su valentía, se dirigió hacia la cueva cerca de la media noche, nadie sabe que pasó pero este hombre regreso cuando todos creían que se perdería en la oscuridad de esa tenebrosa cueva.

Le vieron una vez mas con la botella en la mano y hasta dicen que traía muy buen cacho de dinero.

Paso algún tiempo y e borrachín, seguía en su larga carrera contra el vicio empeñado en terminar con el alcohol.

Pero hubo por ahí otro beodo que después de pregonarle su amistad, lo convenció para que lo llevara a la cueva, al fin y al cabo eran tan borrachos y había tanto dinero que bien podía repartirse entre los dos.

No muy decidido el borrachín le contó que era demasiado peligroso pues el se había hecho amigo del guardián de aquella cueva y que por ello le era permitido sacar tan solo unas monedad pero con la promesa de no decir jamás a nadie de su existencia, y además al que osara llegar a ese lugar solo le sería permitido regresar después de decidir entre traerse o “Todo ó Nada”.

A insistencia del compañero de parranda el borrachín decidió llevarlo ante su amigo después de todo el era como dueño del dinero y sabía que jamás se le terminaría aún compartiéndolo con otro más.

Llegada la media noche se internaron en la cueva seguros de encontrar aquel tesoro que les daría para seguir bebiendo; grande fue la sorpresa al escuchar una misteriosa voz que de lo más profundo de la caverna les decía: “ó TODO o nada”, y ante ellos apareció una gigantesca cabra lanzando llamaradas por la boca; los dos corrieron despavoridos y no pararon hasta llegar a la cantina donde después de narrar al cantinero aquella horrenda aparición, quedaron como locos y de sus labios no volvió a salir una palabra completa.

Para muchos de los que escucharon la historia de la cueva del “TODO ó nada” solo existió en la imaginación de aquel par de borrachines, para otros los tesoros están ahí esperando que vaya algún valiente con la seguridad de encontrarlos y para algunos mas los borrachines solo encontraron un castigo a su debilidad y ambición.

Lo cierto es que la cueva existe ahí en la montaña y que la gente que la nombra lo hace así; la cueva del “TODO ó nada”.



Continua ------->>>>


 
Copyright 2006 Jose Herrera